¡Cómo hemos cambiado!

El jueves, TVE estrenó el programa “Los anuncios de tu vida“. Como estuve ocupada, no pude verlo hasta el fin de semana. Coincido con el análisis de Andrés de Rojas y por tanto, no tengo más que añadir sobre el formato, a no ser que se produzcan cambios en las siguientes entregas.

Ahora bien, verlo por internet me ha supuesto la ventaja de poder tomar nota de las intervenciones e ir buscando y completando la información que quedaba a medias.

“Los anuncios de tu vida” me ha permitido, por una parte, recordar spots que ya había visto y por otra, hacerme una idea de cómo estaba el mercado hace décadas.

Si a través de la serie Mad Men me he ido acostumbrando a aceptar la permanente presencia del tabaco y el alcohol en los años 60 (por lo menos, en Estados Unidos), con “Los anuncios de tu vida” me he dado cuenta de que España no era una excepción. Transcribo un spot del Coñac Felipe II:

Coñac Felipe II, con el aroma y paladar inconfundible que le dan los más viejos vinos de Jerez, criados por la casa Agustín Blázquez.

El coñac que le hará más grato su trabajo y su descanso, que dará más sofisticación a su paladar en todo momento.

Durante el spot, se suceden imágenes de hombres trabajando: en un barco pesquero, en la construcción, en una fábrica… y todos ellos hacen una pausa para tomar un trago de coñac, como se aprecia en la imagen que he capturado.

Hoy en día, este spot sería una aberración: incumple la Ley General de Publicidad y probablemente, hasta el Estatuto de Trabajadores.

Afortunadamente, ¡cómo hemos cambiado!

Anuncios

, , , , ,

  1. #1 por aderojas el 17 enero, 2011 - 15:41

    Me sorprende que menciones ese anuncio y no alguno de los que dejan a la mujer como un mueble de la casa destinado a lavar y cocinar. ¡Cómo hemos cambiado!

  2. #2 por Ideas Contadas el 17 enero, 2011 - 15:57

    Claro que me indignó, aunque no me impactó, ya he visto y oído bastantes anuncios similares de esa época.

    Un análisis sobre el tratamiento de la mujer en la publicidad se merece más de las 276 palabras que he dedicado a este tema (fomentar el uso de alcohol en el trabajo y al volante), que actualmente es una anécdota; en cambio, seguimos perpetuando el uso de estereotipos machistas.

    El ejemplo, aquí: https://ideascontadas.wordpress.com/2010/11/25/tolerancia-cero/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: