Ética

Tal día como hoy, 23 de febrero de 1983, el Gobierno expropiaba Rumasa. Veintiocho años después, Nueva Rumasa, el actual “imperio” de la familia Ruiz-Mateos, vuelve a estar en la cuerda floja. El pasado miércoles, las diez principales firmas del grupo se acogieron a la ley preconcursal.

La operación desprende cierto tufo esperpéntico -aunque no es novedad viniendo de este personaje-. En la rueda de prensa que ofreció para explicar la situación financiera del grupo, José María Ruiz-Mateos soltó perlas como éstas:

Si no devolvemos hasta el último euro a nuestros inversores, a las personas que en un gesto de bondad y de confianza nos han depositado sus ahorros en nuestros pagares, me pegaría un tiro en la cabeza, si es que la fe que profeso me lo permitiera.

Todos los medios se han volcado con la noticia, han publicado multitud de artículos sobre el tema. Han recordado, por ejemplo, que la CNMV había advertido en varias ocasiones sobre las controvertidas emisiones para captar capital de inversores privados. Emisiones, por otra parte, conocidas de sobra a través de constantes campañas publicitarias en un amplio abanico de medios de comunicación. De hecho, han sido las centrales de medios las que han alertado de los problemas de liquidez del grupo de la abeja.

Durante 2009 y 2010, Nueva Rumasa invirtió millones de euros en medios de comunicación. Concretamente, en campañas de publicidad, aunque los Ruiz-Mateos debían creer que estaban destinando el dinero a comprar la voluntad de las empresas informativas. Si no, no se explican las palabras de José María Ruiz-Mateos (uno de los trece hijos del “patriarca”) en una entrevista en Intereconomía:

Nosotros hemos hecho inversiones en publicidad durante el año 2010 en torno a 15 millones de euros. Hemos invertido en muchísimos medios para anunciar nuestros pagarés, entre ellos 1,6 millones en La Sexta

¿Por qué nosotros nos merecemos, de una cadena que además está en concurso de acreedores,  un trato como el que se nos ha dado en determinados telediarios y noticias? Es que no es justo. ¿Por qué usted aceptó una publicidad y luego resulta que a la hora de hablar en torno a los pagarés no quiere profundizar más sino directamente machacar?

Se pregunta dónde está la ética de los profesionales de la comunicación, que aceptan su dinero, sus contratos, y en cuanto finalizan les meten el dedo en el ojo. Esa pregunta deberíamos formulársela al grupo Nueva Rumasa, ¿dónde está su ética? ¿Cómo se atreven a pedir lealtad y silencio a unas empresas cuya finalidad es informar a los ciudadanos y contar la verdad?

Claro que se debe cuestionar si los medios han ocultado información mientras emitían o publicaban las campañas, pero no es tarea de los Ruiz-Mateos, sino nuestra, de los lectores, los oyentes, los telespectadores; en definitiva, de los que tenemos derecho a sentirnos estafados si han llevado a cabo la política de aceptar el dinero y mirar hacia otro lado. Aclaro que no sé si han actuado así en este caso, o si , por el contrario,  se han regido por la deontología periodística y han publicado la información cuando la han tenido en su poder.

Cuántas veces me he indignado escuchando a mis profesores asegurar que nunca encontraríamos una sola noticia negativa en los medios sobre ciertas empresas, que “casualmente” son los mayores anunciantes de nuestro país y obviamente, ningún medio se arriesgaría a perder sus favores y por tanto, sus campañas.

Solo queda esperar que este caso no se convierta en el nuevo Afinsa Forum Filatélico.

Anuncios

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. #1 por desastrediario el 24 febrero, 2011 - 17:12

    A mí me da que la gente que ha metido dinero ahí se va a quedar a cero. Y no creo que puedan reclamar: conociendo los antecedentes del personaje, las advertencias de la CNMV y sabiendo que en época de crisis (e incluso sin crisis) nadie da un 10% de interés, no había que ser muy listo para olerse la tostada. En fin…

  2. #2 por aderojas el 24 febrero, 2011 - 19:05

    Aquí nadie ha engañado a nadie: si viendo semejante anuncio, donde ya te dicen que la emisión no está presentada en la CNMV y que los pagarés sólo son negociables con la propia Nueva Rumasa, te decides a meter al menos 50.000 euros en el grupo de Ruiz Mateos (quien, mamoneos políticos aparte, ya se ha metido en buenos líos) te mereces absolutamente todo lo que te pase. Y punto.

    • #3 por Ideas Contadas el 2 marzo, 2011 - 16:57

      Coincido 100 %, el propio spot lo explica. Pero claro, siempre hay quien se cree más listo que los demás y que va a conseguir duros a pesetas…

  3. #4 por Ideas Efímeras el 1 marzo, 2011 - 17:47

    Como yo no tengo un medio de comunicación y no me debo a su dinero, supongo que pueda decir que te refieres a El Corte Inglés, ¿no? jajaja.

    No, ahora en serio. No me preocupa ni lo más mínimo los “inocentes” que han invertido su dinero en Nueva Rumasa. Si las administraciones han hecho su trabajo y se ha cumplido la legalidad, cada cuál decide dónde y cuándo invierte su dinero. Con sus ventajas y sus inconvenientes.

    ¿O es que esos “inocentes”, si les hubieran pagado los intereses prometidos, habrían compartido los beneficios con el Estado? Un poco de cabeza, señores.

    Por otro lado, y yendo al fondo del artículo, me parece indignante que el señor Ruiz-Mateos junior, o como se llame, se piense que invertiendo en publicidad estaba comprando a un medio de comunicación.

    Lo que este hombre hizo fue pagar por una inserción publicitaria. Ni más ni menos: Compró tiempo de emisión y estaba en su mano decidir a qué medios iba dirigido esa inyección económica. Si ahora se arrepiente, no es nuestro problema.

    Aún con todo, sí que pienso que los medios, -televisiones, radios, periódicos, webs…-, deberían actuar con un principio de responsabilidad a la hora de elegir a sus anunciantes.

    Un ejemplo de lo que quiero decir: Los anuncios de contactos. Me repugna que los medios de comunicación defiendan unos argumentos en sus artículos de opinión y en sus editoraliales, que dediquen tiempo y espacio a hablar de la lacra de la prostitución o de la trata de blancas y que luego llenen sus bolsillos con los ingresos que les provienen, en parte, de estas mafias.

    Y aquí no se salva nadie: Desde los más “progresistas” como El País, hasta los más “católicos, apostólicos y romanos” como el ABC.

    Había en marcha una iniciativa del ya extinto Ministerio de Igualdad para legislar sobre el asunto y, una vez más, pudo la voluntad política. Queda más cañero meterse con Bibiana Aído.

    Se habla de autorregulación pero, teniendo en cuenta la nula profesionalidad existente, deberíamos empezar a pensar que una legislación clara y contundente no es coartar la libertad de expresión o pura y dura censura, si no una protección necesaria para sentar las bases del juego. Para proteger, sobre todas las cosas, a los usuarios, a los lectores, oyentes o televidentes.

    Daría mucho que hablar, desde luego…

    • #5 por Ideas Contadas el 2 marzo, 2011 - 17:09

      Me irrita que piensen que por insertar SU publicidad en un medio de comunicación también compran su silencio, ¿en qué ambientes se mueve? ¿Cómo está la sociedad de podrida para pensar así? Llamadme idealista, pero aún quiero pensar que los medios de comunicación (al menos, algunos) están para informar, no para vendernos la moto.

      En cuanto al tema del eufemismo de los “anuncios de contactos”, es vergonzoso que se lucren por publicitarlos en unas páginas y criticarlo en otras. Es absurdo, no tiene sentido.

      Eso sí, no podemos olvidarnos de la excepción que confirma la regla, el diario Público, que desde su nacimiento rechazó incluir estos anuncios en sus páginas. Algunos han seguido su ejemplo, al menos y si no me equivoco, los que ha ido absorbiendo Público (por ejemplo, La Voz de Asturias).

  4. #6 por Ideas Efímeras el 3 marzo, 2011 - 21:02

    Sí y no. Público no incluye anuncios sobre PROSTITUCIÓN, llamémos a las cosas por su nombre. Además, hace bastante campaña –acertadamente, en mi opinión– con este tema. Es duro y critica al resto.

    Pero no necesariamente los periódicos que ha ido absorviendo a nivel regional respetan la norma. En Cantabria tenemos un caso, sin ir más lejos… Una nueva incoherencia, por tanto.

    Tengo entendido que La Razón tampoco acepta este tipo de publicidad, pero no soy lector habitual de este periódico. Espero que cada vez más medios tomen este tipo de políticas, aunque viendo como están las cosas, irá para largo.

    Y lo mismo que hablo de ese tipo de anuncios, pienso en los programas basura de “Llama y gana” de las televisiones. Tampoco es coherente dar caña a la telebasura en ‘Sé lo que hicistéis’ y ocupar la parrilla de madrugada con estos “concursos”, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: